La primera independencia del Perú

Ocurrió en Cangallo, Ayacucho, seis años antes de la llegada de San Martín al Perú.

Redacción: Carlos Valdez | Bicentenario | Publicado el: 04/08/2016 16:08
La primera independencia del Perú

La primera jura que se escuchó en el Perú fue en Cangallo, ahora provincia de Ayacucho, el 7 de octubre de 1814. Es decir, seis años antes de que el general San Martin desembarcara en Paracas y meses después proclamara nuestra independencia sin disparar un tiro.
La proclamación de la independencia peruana por San Martín, en la aristocrática Lima, un 28 de julio de 1821, es relato a medias. La verdadera historia de la primera jura de nuestra independencia está en la heroica ciudad de Cangallo y tiene un contenido popular que ha sido silenciado interesadamente por la historia oficial de las clases dominantes.
En tal virtud, la heroica provincia de Santa Rosa de Cangallo celebrará este 7 de octubre el Bicentenario de la Jura de la Independencia.
Aquel histórico día sus habitantes, al lado de sus valientes jinetes morochucos, capitaneados por Basilio Auqui, don José Mariano Alvarado y el Dr. don Valentín Munárriz, juraron solemnemente en cabildo abierto la Independencia, suscribiendo el Acta con la sangre de sus venas, la que estoicamente se la extrajeron para rubricar dicho documento y así jurar su libertad.
Este hecho histórico demuestra que en lugares remotos de los Andes también surgieron ideas de libertad y rebeldía que con el tiempo generarían todo un proceso emancipador en los diferentes suelos del interior del Perú.
Pues como anota el acucioso historiador huamanguino, Max Aguirre: “Si el XVIII abundó en protestas, revueltas, motines, levantamientos, y como culmen la gran gesta separatista de Túpac Amaru y sus epígonos, el XIX fue de explícita vocación emancipadora, pues abundó en gritos libertarios, formación de juntas de gobierno paralelo, declaraciones y hasta proclamaciones independentistas informales como sucedieron en el escenario del Bajo Perú con Tacna (1811), Huánuco (1812), Cuzco (1814) y Moquegua (1814); y en el del Alto Perú, con la Junta Tuitiva de la Paz (1809), casi todas precediendo a la jura cangallina que inaugura el respeto a la forma. Dicho con más rigor: Antes de Cangallo, ninguna de las proclamaciones alcanzó a observar el formalismo jurídico pertinente que implicaba una ceremonia juramentaria legitimadora”.

 

¿Y por qué Lima?
Sin embargo, siete años más, el general José de San Martín declara en 1821 la independencia del Perú, previo arreglo entre la aristocracia limeña, el ejército libertador y el virrey La Serna, último virrey que comandaba al ejército realista.
El temor de la aristocracia criolla limeña era la posible llegada a la Ciudad de los Virreyes de los temidos montoneros que venían desde todos los pueblos del interior del país. De llegar los montoneros (los guerrilleros de esa época), la consigna era tomar Lima, confiscar las propiedades, los negocios y las haciendas de las clases dominantes, y también el palacio del Virrey.

img

La heroica vida de O’Higgins

El Libertador de Chile amó al Perú y luchó por su independencia. El libro del periodista Dennis Álvaro rescata detalles valiosos de la vida de este gran hombre y su paso por el tierras peruanas.