La verdad sobre los bloqueadores de celular en los penales

El escándalo estallo otra vez. Los bloqueadores de celulares no funcionan en los penales como ocurre en Aucallama. ¿Esta tan complicado hacerlo funcionar? Esta es la verdad.

Redacción: César Pizarro | Tecnología | Publicado el: 11/10/2015 08:10
La verdad sobre los bloqueadores de celular en los penales

La delincuencia azota al país, los asesinatos por sicariato y la extorsión, entre otros delitos, resultan cotidianos. Muchos de esos actos delictivos que afectan la seguridad ciudadana se coordinan y dirigen desde los centros penitenciarios del país, mal llamados de alta seguridad.

Desde 2012 el estado está en proceso de adquisición de un sistema de bloqueadores de celulares en los penales. En mayo de 2014 la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) adquirió con carácter reservado, bloqueadores para ser usados a manera de prueba en dos penales. Su valor: 2 millones 800 mil nuevos soles. Por información difundida en diversos medios se supo que los equipos fallaron y fueron retirados.

En junio de 2014 ProInversión anunció, después de un proceso de licitación que tardó dos años y medio, que el consorcio Prisontec tendrá la tarea de instalar los bloqueadores de teléfonos celulares en 33 penales que albergan al 90% de la población penitenciaria a nivel nacional.

Las comunicaciones móviles son transmisiones de radiofrecuencia. Es decir, señales que se transmiten por el espectro radioeléctrico (en este caso, entre nuestro terminal y una estación base). Como cualquier señal transmitida por Radio Frecuencia (RF), una llamada o conexión de datos móvil puede ser interrumpida o inhibida por un emisor de mayor potencia.

Los inhibidores para móviles simplemente emiten ondas de radio en las mismas bandas de frecuencia que los teléfonos, con energía suficiente para colisionar con las señales de los móviles y anular las comunicaciones. Los usuarios, que estén dentro de la zona de alcance del inhibidor, verán un mensaje de “sin cobertura” en sus celulares.

En varios países del mundo, como China, India, Italia, Francia, se permite su uso en lugares públicos como universidades, cines y teatros.

Nos comunicamos con una empresa extranjera especializada en venta e instalación de estos inhibidores de celulares para conocer qué tan complicado era instalarlo en los centros penitenciarios.

El representante de la empresa TAMCE, Guillermo Suárez, que instaló estos dispositivos en varios penales de México, nos aclaró que comprar e instalarlos en un área de mil metros cuadrados era menos complicado que lo usualmente creído. “Los inhibidores de señal celular son muy fáciles de instalar y configurar. Si los adquieren ahora, máximo en una semana los tienen funcionando”, dice Suárez.

“No resulta complicado poder instalarlo en cualquier sistema penitenciario”, remarca Suárez, con la experiencia de trabajar sistemas para cárceles de México y redes de seguridad para instalaciones militares.

¿Por qué el bloqueo de los celulares no funciona en el Perú? ¿Qué intereses están detrás de estas maniobras? ¿Quiénes son los responsables? Son preguntas que las autoridades del país deben responder. Mientras tanto, la delincuencia sigue incrementándose.