Fidel, “el Necio”

Tal vez la canción "El Necio" de Silvio Rodríguez calza perfectamente con el comportamiento de Fidel y su testarudez o necedad para cambiar

Publicado el: 10/12/2016 13:12
Fidel, “el Necio”

Silvio Rodriguez compone la canción el Necio dedicada a Fidel Castro a inicio de la década de los 90, y hoy tras la muerte de Fidel Castro volvió  a ser recordada sobre todo parte del estribillo que dice: “yo me muero como viví”. Calza perfectamente con lo que fue el comportamiento de Fidel y su testarudez o necedad para cambiar, pero la vida, las enfermedades y el contexto, incluso con él vivo, Cuba empezó a cambiar, no tan rápido como quisiéramos, pero empezó a cambiar bajo la conducción de Raúl Castro.

La Real Academia Española define a la palabra necio de acuerdo a su etimología como: “ignorante y que no sabe lo que podía o debía hacer”. Además de: “imprudente o falto de razón”; “terco y porfiado en lo que hace o dice”. Esto último corresponde más con el perfil de Fidel, pero también con la letra de la canción de Silvio Rodríguez: “yo quiero seguir jugando a lo perdido, /yo quiero ser a la zurda más que diestro”.

A fines del 50 e inicios de la década del 60, sería miope decir que el proyecto militar guerrillero conducido por Fidel Castro que logró la salida de Batista, no fue un hecho histórico que impacto en muchas partes del mundo, pero sobre todo en América Latina. En el caso del Perú, la acción castrista incentiva la formación de lo que se llamó la nueva izquierda, más nacional, y alejada de las influencias China o de la extinguida URSS.

Claro, también generó actitudes mesiánicas y vanguardistas que imitando esta acción cubana de carácter militar el pueblo explotado u oprimido inmediatamente respaldaría y defendería. Nada más alejado de la realidad. Los casos del MIR de Luis de la Puente o del Ejército de Liberación Nacional donde participó Javier Heraud y la forma como terminaron, es un claro ejemplo que no eran suficientes los faros o los focos revolucionarios o guerrilleros para obtener los mismos resultados de Fidel Castro en Cuba.

En el caso de Fidel, es bueno señalar que el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) organización militar que encabezó para atacar los cuarteles del ejército cubano buscando derrocar al dictador Fulgencio Batista, estaba centrado en una ideología nacionalista, antiimperialista y democrática fundada en las ideas de José Martí. Que como todos sabemos, nadie más alejado del comunismo o del marxismo que Martí, pero sí preocupado en la defensa de las libertades.

El de las libertades,  puede ser una de las razones irreconciliables para que figuras destacadas que inicialmente o durante un buen período respaldaron la revolución de Castro, luego fueran críticos o se abstuvieran de estar siempre en actitud de apoyo incondicional, sin casi tener opinión propia o tener la libertad de disentir.

Luego del ingreso  de Fidel Castro victorioso a La Habana, en enero de 1960, Celina y Reutilio el popular dúo de música cubana versionaron el éxito que ya tenía de “Que Viva Chango” por un “Que viva Fidel” que en sus estrofas decía: “Cada rebelde iba al frente/Con la bandera cubana/​Luchando allá en la sabana/​Hasta lograr la victoria/Para que Cuba en la historia/Sea libre y soberana”.

Más recientemente, Pablo Milanés, el 2011 afirmó sentir «vergüenza e indignación» por el maltrato que reciben en Cuba las Damas de Blanco, familiares de los presos políticos. Señaló que «cuando veo que unas señoras vestidas de blanco protestan en la calle y son maltratadas por hombres y mujeres, no puedo por menos que avergonzarme e indignarme y, de algún modo, aunque no estemos de acuerdo absolutamente, solidarizarme con ellas en su dolor; porque lo más vil y lo más cobarde puede ser que una horda de supuestos revolucionarios ataque despiadadamente a estas mujeres»[1].

Como ya sabemos esto provocó ataques furibundos de miembros del parlamento cubano a Silvio  Rodríguez y Pablo Milanés, incluso con golpes bajos diciendo que Milanés ataca  a la revolución para atraer público a sus conciertos.

Quizá la principal necedad de Castro y el mayor hándicap de todos los autoritarios y dictadores es querer apropiarse de la libertad de los ciudadanos, y puede que al comienzo lo logren con una serie de excusas como defender la revolución o la nueva patria a cualquier costo o son nuestros enemigos o amigos del imperialismo yanqui quienes nos acusan de violación de derechos humanos o que existen presos políticos en Cuba.

Estos argumentos, incluso con Fidel Castro fuera de la conducción efectiva del gobierno se siguen repitiendo no sólo en Cuba sino también en la Venezuela de Maduro, y se espera que de parte de los progresistas de América Latina haya “comprensión” por esos procesos políticos que por ser los “políticamente correctos” que están del lado del pueblo, hay que pasarlos por agua tibia.

Creo que el bien más preciado a defender en cualquier proceso político y social es el de la libertad. Libertad de expresarse y opinar, Libertad de disentir y discrepar. Es un valor de los que creemos en la imperfecta democracia que debe servir no sólo para elegir representantes políticos, sino con las condiciones adecuadas, los ciudadanos busquen y alcancen el  buen vivir.

(Foto. La Tercera.com)

[1] ABC. ES Internacional. 31.08.2011

David Montoya David Montoya

Profesional en análisis de políticas y gestión pública, reforma del Estado y descentralización. En sus tiempos libres, periodista de opinión.