Inteligencia

Los ciudadanos esperamos que la Comisión de Inteligencia del parlamento controle de verdad a los servicios secretos militares, policiales, civiles o mixtos en sus labores de inteligencia y contrainteligencia

Publicado el: 30/09/2016 08:09
Inteligencia

A propósito de haber aceptado comentar el libro “Conviviendo con la Minería en el Sur Andino” de César Flores, economista de Cooperacción se me hace entrega una semana después de este evento de una ficha con una foto con el panel que participo en la actividad y una lista de funcionarios de la Presidencia del Consejo de Ministros supuestamente ligados al Partido Comunista Peruano, al Partido Aprista Peruano y al Partido Socialista de los Trabajadores, con unos aderezos adicionales que me hicieron la tarde por la gran carcajada producida.

Datos totalmente erróneos me ponen en la disyuntiva de saber si esto corresponde a alguno de los aparatos de inteligencia existentes o se trata de ensayos, borradores de que grupos dispersos, sin rumbo y calificación, que también pululan en el Estado, el sector público y la política tratando de quedar bien porque cumplen una función de alertar. Los hueleguisos de toda la vida queriendo quedar bien y que cumplen una función.

Tengo dudas de que esto provenga de la inteligencia de la DINI, o quiero creerlo, porque este documento intenta hacerme un perfil, totalmente errado, sin pies ni cabeza. Estoy casi seguro que agentes de inteligencia con alta calificación y preparación no tendrían mucho problema en conseguir mi CV con la documentación correspondiente, en el Congreso de la República donde laboré un buen grupo de años, o del mismo modo con mayor propiedad mi CV y la documentación que entregué a la Presidencia del Consejo de Ministros el 2015, o la documentación presentada ante el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social el año 2003 donde me desempeñe como Jefe de Gabinete de Asesores o en la Municipalidad Metropolitana de Lima el 2012, donde laboré como Subgerente Regional de Descentralización y no como asesor, como señala este documento.

Si esta labor de conseguir mi CV fuera tan complicada en estas instancias públicas, quizá les aligero la tarea – a ver si la próxima mejoran el perfil– y les digo que la misma información se encuentran en la red social Linkedin o Aptitus (El Comercio)  por su puesto sin documentación, pero el contenido es el mismo que he presentado a las entidades pública y privadas. De ese modo podrían corroborar las publicaciones producidas, como las de DESCO a fines de los 80 e inicios de los 90 sobre seguimiento y análisis político del terrorismo, la violencia y el narcotráfico, desde sonde en su momento se desprendían reportes que vía suscripción eran insumos de embajadas diplomática, compañías de seguridad y el mundo académico.

Me imagino, que perfiles parecidos de “inteligencia” deben haber producido estos “súper agentes 86” con algunos de los ministros del actual gobierno como y otras en Alfredo Thorne, Jorge Nieto, Carlos Basombrío o funcionarios con puestos de decisión del MEF, SUNAT y otra instancias, creyendo descubrir la pólvora de que provienen de la izquierda democrática, pero el cansancio del “análisis de inteligencia” coloca, seguro, a todos en el mismos saco y todos son comunistas del PC de Patria Roja o más extremos aún.

Volviendo a mi “superficha”. Me causó extrañeza que no consignarán dentro de mi paso por el Congreso el haber coordinado a los asesores de la Comisión Investigadora de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, desde donde se desprendieron muchas denuncias a militares y funcionarios del gobierno de los 90 y por supuestos militares y civiles de los servicios secretos del Estado.

Ese trabajo de investigación parlamentaria permitió descubrir, por ejemplo, el horno del pentagonito que el Servicio de Inteligencia del Ejército y denunciarlo ante el Ministerio Público como parte del informe final. 2003. Hoy, el Poder Judicial confirma la existencia de los hornos y sentencia Montesinos señalando de manera precisa que en ese horno se habrían matado e incinerado a universitarios.

Antes, de eso apenas culminó el período Fujimori y Montesinos, como parte de la iniciativa legislativa en la oficina parlamentaria de Anel Townsend, trabajamos el año 2000, el proyecto de ley N° 322 sobre la Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y dentro de los aportes sugeridos y que hoy se encuentran en vigencia es la creación de la Comisión de Inteligencia en el Congreso de la República como uno de los elementos para el control de las actividades de los servicios secretos en el Perú. (Mayor detalle sobre el contenido del proyecto en: http://blog.pucp.edu.pe/blog/politicasycotidianidad/page/3/)

Joseph Fouché, uno de los alumnos ejemplares de Maquiavelo y considerado el padre del espionaje moderno acuño la frase: “Todo hombre tiene su precio, lo que hace falta es saber cuál es”.  Muchas acciones de inteligencia en América Latina, parecieran tener muy presente esta máxima dentro de las capacidades y lineamientos que generan para sus agentes. Esa fue una de las razones por la que en agosto de 2015, Francisco Guerra García como presidente de la Comisión Reorganizadora de Alto Nivel de la Dirección Nacional de Inteligencia entregó su informe con las recomendaciones que no son de público conocimiento.

Los ciudadanos esperamos que la Comisión de Inteligencia del parlamento lo sepa y además controle de verdad a los servicios secretos militares, policiales, civiles o mixtos en sus labores de inteligencia y contrainteligencia, este instrumento, más el periodismo son los únicos medios para develar cualquier acción oscura, clandestina y subalterna que se quiera realizar contra cualquier persona.

David Montoya David Montoya

Profesional en análisis de políticas y gestión pública, reforma del Estado y descentralización. En sus tiempos libres, periodista de opinión.