El primer piloto peruano que superó los Andes

Tenía apenas 28 años cuando voló desde Lima hasta Cusco en un pequeño avión biplano.

Publicado el: 28/09/2016 16:09
El primer piloto peruano que superó los Andes

De raíz cusqueña, peleó con los aliados en la Primera Guerra Mundial y, después, fue el primer piloto peruano que se elevó sobre la temida Cordillera de los Andes.

Un día como hoy, hace 91 años, murió en Puno el aviador Alejandro Velasco Astete. Tenía apenas 28 años de vida.

El 29 de agosto de 1925, Velasco Astete partió desde la base FAP de Las Palmas en un avión biplano de Caza SVA Ansaldo, llamado “Cusco”, rumbo a la Ciudad Imperial. Sin embargo, el mal tiempo lo obligó a detenerse en Pisco.

Dos días después, el 31 de agosto, reinició su vuelo hacia el Cusco. Tras  elevarse por Castrovirreyna, a una altura aproximada de 4,900 metros sobre el nivel del mar, llegó a su destino luego de tres horas y 40 minutos de vuelo. Al tocar tierra, en el campo “La Pólvora”, fue recibido con júbilo por la población y autoridades cusqueñas.

Velasco Astete agradeció el gran recibimiento de sus paisanos pronunciando algunas palabras en la lengua de sus antepasados.

Reconocimiento en el Congreso

Su hazaña no pasó desapercibida en Lima. El 1 de septiembre de ese año la Cámara de Diputados aprobó una moción, presentada por los diputados José A. Escalante, Mariano N. García, Manuel S. Frisancho, Mariano L. Álvarez, Julio Alonso y Washington Ugarte, en la cual manifiestan: “…La Cámara de Diputados con motivo del raid Lima – Cusco, llevado a feliz término por el aviador militar cusqueño subteniente Alejandro Velasco Astete, expresa un voto de aplauso al señor Ministro de Guerra por el progreso y eficiencia de la escuela de aviación, que acaba de evidenciarse con la extraordinaria hazaña del aviador Velasco, en forma que satisface las expectativas patrióticas del país…”, según se publica en un documento oficial del  Área de Archivo del Congreso de la República. (http://www4.congreso.gob.pe/archivo/doc_mensual/008.html)

Asimismo, se aprobó el pedido del diputado Manuel  S. Frisancho, para enviar un cablegrama de felicitación para el aviador Alejandro Velasco Astete, a través de la Municipalidad del Cusco.

Del júbilo a la tragedia

El júbilo por la hazaña de  Alejandro Velasco Astete se convirtió, en menos de un mes, en tragedia.

El 28 de septiembre de 1925, a las 8 y 17 minutos de la mañana, el joven piloto se disponía a aterrizar en el campo puneño “La Chacarilla”, luego de un vuelo aproximado de dos horas.

Pero, la multitud, que pugnaba por llegar al avión y saludarlo, impidió que pisara tierra. Al tratar de elevarse una de las alas de la nave chocó contra un muro. Después, se estrelló contra un paredón. El joven piloto murió en el acto.

Posteriormente, el 30 de setiembre de 1925, los diputados Manuel Frisancho, Mariano N. García y Mariano L. Álvarez, presentaron un proyecto de ley, en el que solicitaron se consigne en el Presupuesto General de la República para el año 1926 una partida destinada a la construcción de un monumento en la ciudad del Cusco que inmortalice la memoria del aviador Alejandro Velasco Astete.

El diputado Mariano N. García, al fundamentar la proposición manifestó: “…La Patria para con sus hijos que se han distinguido en levantar más su nombre para con aquellos que han consagrado sus días a acrecentar más su potencialidad y su defensa, se ha manifestado siempre no solo generosa sino justiciera y reconocida, otorgando en forma concreta y efectiva, grandes premios a los servicios prestados al país. Ella sabe perfectamente que sus hijos son los que marcan y hacen subir en el termómetro del progreso un elevado grado de grandeza y de prestigio nacional efectivo (…) creo, señor, que la Cámara por su parte, debe hacer algo para honrar la memoria del intrépido aviador cusqueño, como recompensa del gran raid que realizó con todo éxito entre Lima y el cusco; del intrépido aviador que por un accidente fatal ha dejado de existir en Puno…” (http://www4.congreso.gob.pe/archivo/doc_mensual/008.html)

Las cámaras del Senado y de Diputados aprobaron la propuesta que luego fue promulgada como la Ley N° 5238, el 23 de octubre de 1925.

Una semana después, el 30 de octubre, el Ejecutivo promulgó la Ley N° 5241, la cual dispuso que el premio de dos mil libras, que conforme a la Ley N° 4083 correspondía al aviador Alejandro Velasco Astete, sea entregado a su viuda.

Alejandro Velasco Astete realizó sus primeros estudios superiores en la Escuela de Ingenieros de Lima. Luego, partió a Argentina donde inició su aprendizaje profesional de aviador.

En noviembre de 1922 obtuvo su brevete de piloto militar. Con el grado de subteniente fue nombrado piloto instructor y pasó a forma parte de la Escuela de Aviación del Perú, donde destacó como uno de los mejores oficiales. 

El aeropuerto de Cusco, su tierra, lleva su nombre. También conserva su uniforme de piloto.

Los restos del reconocido aviador peruano Alejandro Velasco Astete reposan en el cementerio de La Almudena, en su Cusco inseparable.

Samuel Lizana Samuel Lizana

Sanmarquino de pura cepa y periodista por convicción. Desde hace años publica perfiles detallados de personajes famosos en su muro del Facebook.