PPK en vísperas de asumir el poder

Se impone que el nuevo mandatario entregue más recursos a los departamentos, pero también que refuerce la vigilancia de su gasto, asignando mayores recursos a la Contraloría General de la República.

Publicado el: 20/07/2016 14:07
PPK en vísperas de asumir el poder

A una semana de asumir el mando de la nación, Pedro Pablo Kuczynski ultima los detalles de su discurso ante el Congreso de la República en el que se espera anuncie cómo encuentra la administración pública, luego de 5 años en manos del nacionalismo y sus aliados; y lo que pretende hacer a partir de ese momento, en armonía con lo ofrecido durante su campaña electoral.

A los integrantes de sus equipos de transferencia no les ha alcanzado el tiempo para realizar un diagnóstico profundo del trabajo realizado por cada una de las carteras ministeriales y organismos adscritos; por lo tanto, es previsible que no diga nada sobre deficiencias encontradas.

Y tal como ya lo adelantó el mismo PPK, no hablará sobre la solitaria propuesta de un congresista para indultar al ex presidente Fujimori. Recordemos que en campaña, el nuevo presidente dijo que sí firmaría una ley para que él cumpla su condena en su casa. Es decir, puso el tema en manos de la bancada de Fuerza Popular.

PPK también se ha preocupado de tender puentes con alcaldes y gobernadores regionales, para convertirlos en sus aliados, ofreciendo un desembalse de recursos para la ejecución de obras en cada una de sus jurisdicciones. Para sus más cercanos colaboradores, cumplir con sus promesas parte de una premisa de obligatorio cumplimiento: que un “pepekausa” presida la comisión de Presupuesto del Congreso.

Para las oficialistas es prioritario e imprescindible lograr esa meta y por ello han declarado que si así fuera, la coordinación con el ejecutivo sería más fluida; caso contrario, han advertido que la mayoría fujimorista estaría demostrando sus intenciones de poner trabas al nuevo gobierno.

Los congresistas “naranjas” por su parte, han respondido que los oficialistas no pueden ser juez y parte en el manejo y supervisión del gasto público, y que el Parlamento fue creado para servir de contrapeso democrático al gobierno.

Si bien es cierto las regiones sufrieron recortes en sus respectivos presupuesto en los últimos años del gobierno de Humala, también es verdad que sus autoridades, léase gobernadores regionales y alcaldes, no han sabido supervisar el gasto, motivo por el cual más del 80 por ciento de burgomaestres y casi la mitad de titulares de regiones, están investigados por delitos de corrupción.

Se impone entonces que el nuevo mandatario entregue más recursos a los departamentos pero también que refuerce la vigilancia de su gasto, asignando mayores recursos a la Contraloría General de la República para que auditen y realicen exámenes especiales a las gestiones, además de contratar más personal especializado para las oficinas de auditoría interna y crearlas en otros casos.

Empezar con una política fiscal populista no le haría bien al nuevo presidente. La recomendación es que sea cauto en sus decisiones, enterándose primero sobre los miles de millones que se roban los corruptos, antes de decidir en darles mayores recursos a manos llenas a gestiones que pagan el 100% de una obra y sin embargo, ésta sólo tiene un 20% y hasta el 50% de avance. 

Luis Grados Luis Grados

Periodista y abogado con especialidad en temas políticos. Actual Decano del Colegio de Periodistas de Lima.