El otro gran reto de PPK

El reto de PPK después del 28 de julio es demostrarles a los peruanos que combatirá la corrupción desde el primer día de su mandato. ¿Trabajará con este Contralor?

Publicado el: 06/07/2016 16:07
El otro gran reto de PPK

En mayo pasado se fue sin pena ni gloria el ex Contralor General de la República, Fuad Khoury, un improvisado nombrado por el Congreso durante el gobierno de Alan García, sin experiencia en el sector público y quien se elevó el sueldo apenas llegó al cargo, casi triplicando el del presidente de la República y violando expresamente la ley que señala que el sueldo más alto es precisamente el del Jefe de Estado.

La corrupción en el Estado no fue combativa eficazmente por el máximo organismo de control del país. En sus primeros años, de los 7 que estuvo en el puesto, tuvo que aprender cómo se auditaban los recursos que se entregan anualmente a las instituciones públicas, incluyendo a las regiones, municipalidades y organismos autónomos.

Varios ex presidentes regionales y alcaldes están detenidos preventivamente a la espera de un juicio que confirme o desmienta presuntos actos de corrupción en sus respectivas instituciones, y otros más tienen investigaciones abiertas por los mismos motivos. Y en casi la totalidad de casos fue la prensa la que denunció los hechos. La Contraloría brilló por su ausencia, pese a que el número de trabajadores se ha elevado de manera impresionante.

A finales del 2014 el inefable Khoury revelaba que en casi el 80% de las entidades estatales no existían las Oficinas de Control Interno y se quejaba de que el MEF no le daba mayores recursos para implementarlas. Sin embargo, si tuvo dinero para organizar una conferencia para invitar sesgadamente a unos cuantos candidatos a la presidencia de la República para “dizque” expongan sobre sus propuestas de políticas anti corrupción. ¿Sobonería o acomodo con plata del Estado?

Que se sepa, la Contraloría de Khoury no ha encontrado una sola observación en las auditorías realizadas a instituciones poderosas, como el BCR, la SUNAT, la SBS, y los tres organismos reguladores, entre otras. ¿Estamos en el país de las maravillas? ¿Trabajan allí los empleados públicos perfectos? Pues felicitémonos por tanta honradez y eficacia. ¿Nada de la SUNAT que manejó la prima de Nadine Heredia, uno de cuyos funcionarios denunció que se les obligaba a tomar cursos pagados por esa entidad, pese a que no lo habían solicitado?

Y como era previsible, el presidente Humala propuso al segundo de Khoury, el señor Edgard Alarcón Tejada, para que asuma el cargo, y como siempre, el Congreso, apéndice del poder Ejecutivo, lo nombró sin mayor trámite.

El reto de PPK después del 28 de julio es demostrarles a los peruanos que combatirá la corrupción desde el primer día de su mandato. ¿Trabajará con este Contralor? Todo indica que sí, pero para que en verdad lo haga, deberá ordenarle al MEF que entregue los recursos para que el 100 por ciento de las instituciones estatales tengan una OCI.

Alarcón debería demostrar que no es como su ex jefe y que sí denunciará a los responsables de millonarios contratos, en especial los que se suscriben en los organismos reguladores, en los que presuntamente existen sobrevaloraciones por varios miles de millones de dólares. Si quiere tiempo, que PPK se lo de, por lo menos hasta diciembre de este año. Y si no cumple, existe el mecanismo legal para destituirlo.

Es difícil sacar al nuevo Contralor, es cierto, pero si incurre en “acción u omisión dolosa en que incurra en el ejercicio del cargo y que haya ocasionado daño al patrimonio del Estado”, el Congreso lo debería destituir… Y a decir de un electo congresista naranja, “eso es muy fácil de demostrar… y aprobar”

Luis Grados Luis Grados

Periodista y abogado con especialidad en temas políticos. Actual Decano del Colegio de Periodistas de Lima.