Las sorpresas del caso "Panamá Papers"

Resulta cuestionable que algunas personas no cumplan con su país, ganen dinero de mala manera y encima se lo lleven fuera del Perú.

Publicado el: 12/05/2016 13:05
Las sorpresas del caso

Una de las más grandes investigaciones que involucró a cerca de 400 periodistas en 70 países (entre ellos el Perú) reveló la existencia de cientos y quizás miles de empresas offshores de propiedad de personas ligadas a la política, espectáculos, deportes, transnacionales y otras actividades profesionales y de comercio. Dado que no se han terminado de revisar millones de documentos estamos seguros que las implicancias de los descubrimientos van a traer muchas sorpresas para los involucrados en todas esas naciones.

En Lima la SUNAT intervino la oficina de Mossack Fonseca e incautó documentación para analizar si se habrían cometido ilícitos tributarios en la gestión de las empresas offshores y de propiedad de destacadas personalidades. Mientras tanto el Ministerio Público abrió una investigación especial a fin de encontrar indicios de ilícitos, pero esta vez de carácter penal.

Una empresa de este tipo, creada fuera de nuestro país pero con dinero de peruanos, tiene los privilegios en el pago de menores impuestos en otras naciones a los que se les denomina paraísos fiscales. Si pagas menos impuestos tus ganancias son mayores ¿Es esto un delito? Obviamente que no.

El trabajo de los abogados o quienes aconsejaron a los peruanos a invertir su dinero en este tipo de compañías, no sólo radica en informarles sobre dichas ventajas sino también de asesorarlos en la constitución y hasta encargarse de su manejo.

Uno de los primeros que sin dudar un instante informó a la opinión pública sobre sus inversiones fue el reconocido cocinero y empresario Gastón Acurio. Al margen de sus yates, restaurantes en otros países u otras propiedades, lo que demostró fue que sus cientos de miles de dólares provienen de fuente lícita, es decir de sus negocios de comida en el Perú y en el extranjero. Para aquellos que dicen que la comida no da, pues Acurio es la mejor demostración que sí da y mucho.

En cuanto a los estudios de reconocidos abogados, no es cuestionable que ellos mismo hayan incursionado en este tipo de empresas, y no sólo porque conozcan el negocio, sino porque todos tienen derecho a que su dinero les produzca más dinero. ¿O es que se iban a quedar sentados mirando cómo sus clientes ganaban y ganaban cientos de miles de dólares?

Tampoco es cuestionable que los dueños de grandes empresas nacionales hayan hecho lo mismo; sin embargo, sí resulta cuestionable que algunas no cumplan con su país, ganen dinero de mala manera y encima se lo lleven fuera del Perú. Ese pareciera ser el caso, según las investigaciones de los Panamá Papers, de los dueños de la compañía minera Volcan, es decir la familia Letts, y los Gubbins de Casapalca. Volcan es la principal productora de zinc en el Perú y América Latina, y la cuarta productora de plata en el mundo; sin embargo es la que más incumple las normas ambientales en el país y sancionada en los últimos 8 años.

Casapalca por su parte, fue denunciada por no respetar los derechos laborales de sus trabajadores y por despedir a más de un centenar de ellos cuando formaron un sindicato ante los abusos. Además, tercerizaban los contratos de sus trabajadores con sueldos ínfimos, pese a que ellos estaba prohibido. La empresa fue expulsada de la Sociedad Nacional de Minería.

 

Lo que falta es ver de dónde sacaron dinero aquellos que cumplieron su trabajo en el Estado. ¿Podrán justificar sus inversiones fuera del país con el sueldo que ganaron en las instituciones públicas? Esperemos que las pesquisas no se detenga, y tampoco el trabajo de los sabuesos de la SUNAT y de la Fiscalía.

Luis Grados Luis Grados

Periodista y abogado con especialidad en temas políticos. Actual Decano del Colegio de Periodistas de Lima.