Los peajes y Vidaurre contra Vidaurre

La mejor propuesta es la unificación paulatina de los cuatro reguladores, en un sola entidad sólida y solvente.

Publicado el: 23/02/2017 01:02
Los peajes y Vidaurre contra Vidaurre

Fue en 1839 en que Manuel Lorenzo de Vidaurre y Encalada publica su controvertida obra "Vidaurre contra Vidaurre", mediante la cual se cuestiona a sí mismo, respecto de sus escritos anteriores en los que esgrimía sus tesis liberales y anticlericales, pasando a una posición conservadora y religiosa.

El que fuera primer Presidente de la Corte Suprema de Justicia, desde 1824 a 1828, y autor del "Plan del Perú" (1823), probablemente el primer documento pensado seriamente en cómo desarrollar nuestro país, en su obra anteriormente mencionada, cambia pues su forma de pensar y lo hace patente en un documento público, refutando todo lo anteriormente expresado sobre temas religiosos. Es decir, es una evidente contradicción de sí mismo, que sin embargo en nada desmerece su prolífica y fecunda obra y trayectoria.

Caso contrario a lo que viene ocurriendo actualmente en el país, en donde el Gobierno Central y los Gobiernos Sub Nacionales tienen la facultad de establecer casetas de peajes a su mejor saber y entender. Ambos, por supuesto, "en beneficio de la ciudadanía". Sin embargo, causando hondo malestar en ella.

Es decir, Estado contra Estado.

Hace pocas semanas asistimos a los previsibles desmanes que iban a ocasionar las casetas de peaje instaladas en Puente Piedra, tanto por lo inconveniente de su ubicación como por no ofrecer vía alterna sin pago, y por corresponder a obra no terminada. Luego de declaraciones a favor de la preservación del contrato por parte del burgomaestre de Lima, y visto que los desmanes iban en aumento, contradiciéndose a sí mismo, anuncia la suspensión temporal del cobro, cuyo plazo está por vencer. Esta suspensión, qué duda cabe, será ampliada y finalmente anulado el cobro del peaje, en base a un renegociación que deberá ser exhaustivamente auditada.

Paralelamente, en La Molina se presentaron reclamos de los vecinos, acompañados por su Alcalde distrital,  por las casetas de peaje instaladas en la avenida Los Constructores, pues, señalan, les impiden el acceso libre a sus viviendas. Obra a cargo igualmente del municipio provincial.

No está exento el Gobierno Central de particularidades como las mencionadas. Así tenemos lo ocurrido desde el 2005 en la Panamericana sur, cuando se concesiona la Red Vial Nº 6, Pucusana - Ica, y el concesionario COVIPERU, amparado en el contrato de concesión, claro, adelanta varios kilómetros las cabinas de los peajes a su cargo, y en el caso particular del ubicado en Chilca, incrementa el pago a S/. 11.00, y lo cobra durante dos o tres años, antes empezar obra efectiva, más allá del mantenimiento de la vía concesionada. En mi opinión, desnaturalizando lo que es una concesión, pero eso será materia de otro artículo.

Todo este desorden ha llevado a formularse diversas propuestas para ordenar la instalación de peajes. Alguna de ellas señalan que éstos deben pasar bajo el control de OSITRAN. Pero esta propuesta, que es la de mayor consenso, implicaría no solamente el punto específico de la ubicación de las casetas y el costo que se cobre por pasar por ellas, sino la supervisión del contrato en sí.

Nuevo encargo que recibiría este regulador, respecto a asuntos que no caen específicamente en su razón de ser, según su ley de creación. Tal como ocurriera, forzadamente, con el tema del tren eléctrico, cuyo ámbito de influencia es la ciudad de Lima, pero fue declarado por ley, "de interés nacional".

De ocurrir que OSITRAN sea encargado de supervisar los contratos de concesión viales también por los que suscriban los gobiernos nacionales, es obvio que se le asignará mayor presupuesto; pero si a esta acción no se le acompaña una nueva escala remunerativa (lo que no ocurrió con el encargo anterior), acorde a la de  otras entidades también autónomas (SBS, BCR, CGR, SUNAT y otras), que permita la captación de personal de mejor nivel profesional, será una tarea de difícil cumplimiento y la entidad crecerá únicamente "a lo ancho".

Como quiera que la propuesta de nueva escala salarial debe realizarse, paralelamente, para los otros tres reguladores, al margen de recibir nuevos encargos o no, dado también las casos que vienen siendo expuestos en las últimas semanas, en cuanto a su participación en concesiones y adendas; es claro que esto abunda en nuestra propuesta de la unificación paulatina de los cuatro reguladores, en un sola entidad; sólida y solvente; manejada con criterios uniformes para toda infraestructura de uso público; con personal altamente calificado en sus filas.

César López Catasús César López Catasús

Contador público colegiado, auditor, especialista en gestión pública, demócrata a carta cabal, enemigo de la corrupción y de la impunidad, amigo de mis amigos, hincha de la selección de fútbol y de la U.