Organismos reguladores: no hay estudios actualizados

Existe un desequilibrio importante en los presupuestos que maneja cada regulador.

Publicado el: 22/02/2017 23:02
Organismos reguladores: no hay estudios actualizados

La secuencia de cuatro artículos escritos en el diario La Razón respecto a diversos aspectos relacionados con el quehacer de los organismos reguladores; a cómo mejorar su desempeño; y, a cómo propiciar que aporten de mejor manera al objetivo principal, cuál es, el cierre de la brecha en infraestructura a su cargo; así como, los comentarios, aportes y críticas recibidos sobre ellos, nos lleva a varias conclusiones previsibles, pero no por ello, menos interesantes.

Nos queda claro que las propuestas insertas en cada uno de los tres primeros, son prácticamente de consenso general. Entre ellas, por ejemplo: 1) existe un desequilibrio importante en los presupuestos que maneja cada regulador, lo cual hace que mientras dos ellos tengan ingresos privilegiados, otro no cuente con recursos suficientes, por ejemplo, para hacer labor de supervisión, siendo que tiene a su cargo un recurso que es el más preciado de los bienes con que contamos, el agua. Y un cuarto, tiene un presupuesto con claras posibilidades de ser mejor manejado de lo que viene ocurriendo.

2) La labor supervisora y reguladora ha ido cambiando con el tiempo, según quién esté al frente de cada regulador, girando principalmente hacia una acción principalmente punitiva, que resulta amenazante y hasta obstruccionista para concesionarios y supervisores; pero además, con efectos poco prácticos y hasta perjudiciales para el Estado, pues se ve llevado a arbitrajes y a demandas judiciales, que generalmente termina perdiendo, asumiéndose, entonces, los costosos honorarios de estudios de abogados.

3) La legislación y normatividad entre ellos no es uniforme, pues por ejemplo, en tanto un regulador tiene la facultad de interpretación de contratos, los  otros tres carecen de ella, correspondiendo evaluar si ésta debe ser agregada a los demás o trasladada a un entidad distinta a ellos.

4) Las opiniones "no vinculantes" que deben emitir los reguladores, sea antes de la firma de un contrato o en las adendas que correspondan evaluar; pueden, en realidad, ser paralizantes para el accionar de otros órganos del gobierno y hasta de los propios privados, pues al no asumir responsabilidad el regulador respecto a lo que opina, resulta en un incentivo que puede prestarse a excesos que podrían acarrear la paralización de las mejoras que se quieran implementar en los contratos, ante la posibilidad de futuros señalamientos de responsabilidades, por los órganos auditores del Estado con distinta forma de pensar.  

5) Sin embargo, es la propuesta de nuestro cuarto artículo la que generó mayor debate, opiniones a favor y en contra, y éstas últimas, incluso, lo decimos con agrado, de parte de funcionarios de organismos multilaterales. Se trata de la fusión de los organismos reguladores. Ésta, proponemos, sea de manera paulatina, progresiva, no traumática que afecte al mercado, ejecutable a lo largo del gobierno; pues, se cuenta con condiciones inmejorables: se está ad portas de la convocatoria del concurso para elegir nuevos titulares en los reguladores, que podrían comprometerse con este objetivo, y es más, podrían formar parte del primer directorio de las entidades fusionadas; tenemos un Presidente de la República, que está en su último trabajo (según confesión propia); y, al frente del Consejo de Ministros, hay un titular ya logrado profesionalmente. Ambos, entonces con compromiso único con el Perú.

Las opiniones en contra van más bien por el lado de que no existen estudios que abonen a favor de lo propuesto (pero, tampoco en contra). Y esto es cierto, pues a pesar de nuestra reiterada solicitud y búsqueda de información, no hemos encontrado que algún gobierno u organismo multilateral haya hecho un análisis específico sobre el Perú. Lo que existe, y que son de varios años atrás son opiniones técnicas respecto al accionar de uno u otro regulador.

Siendo así, ¿acaso no sería beneficioso para el país que este estudio se haga, teniendo en cuenta sobre todo las condiciones antes expuestas? No tenemos duda que sí.

¿Por qué no conformarse una comisión mixta, ya con los nuevos presidentes, convenientemente asesorada por un organismo ajeno al gobierno, nacional o internacional, que haga este análisis, teniendo en cuenta nuestra realidad actual, lo ocurrido en los últimos veinte años y las proyecciones que hubieran o que deban hacerse? ¡Sin duda, vale la pena intentarlo!

No tenemos duda que si se hace pensando en el Perú, y no en los respectivos puestos de trabajo, los resultados serán a favor de la propuesta. 

César López Catasús César López Catasús

Contador público colegiado, auditor, especialista en gestión pública, demócrata a carta cabal, enemigo de la corrupción y de la impunidad, amigo de mis amigos, hincha de la selección de fútbol y de la U.