Las pensiones de los jueces

La mayoría pretende laborar hasta los 70 años, así estuvieran enfermos, para poder mantener su estatus económico y solventar los gastos que recuperar su salud genera

Publicado el: 17/05/2016 17:05
Las pensiones de los jueces

El artículo 194º de la Ley Orgánica del Poder Judicial vigente, señala que “los magistrados incluidos en la carrera judicial, sin excepción, están comprendidos en el régimen de pensiones y compensaciones que establece el Decreto Ley Nº 20530 y sus normas complementarias, siempre que hubieran laborado en el Poder Judicial por lo menos diez años.”

En noviembre de 2004, se publicó la Ley de Reforma Constitucional N° 28389, que en su artículo 3° declaró cerrado definitivamente el régimen pensionario del Decreto Ley Nº 20530. Desde esa fecha no están permitidas las nuevas incorporaciones o reincorporaciones al referido régimen pensionario; inclusive aquellos trabajadores que pertenecían a dicho régimen, pero que no habían cumplido con los requisitos para obtener la pensión correspondiente, tuvieron que optar entre el Sistema Nacional de Pensiones (Ley 19990) o el Sistema Privado de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Por ello, en el Poder Judicial existen tres tipos de regímenes pensionarios; los jueces más antiguos y que son los menos, pertenecen al régimen del D.L. 20530, que establece como pensión máxima el tope de 02 UIT, en este caso, llegar al tope sólo les corresponde a los Jueces Supremos, porque los Jueces Superiores, Especializados y de Paz Letrados tienen como remuneración pensionable una suma inferior y como tal sus pensiones no alcanzan el referido  tope.

El segundo es el Régimen Pensionario del D.L. 19990, que le otorga al juez una pensión máxima de S/.857.36. El tercer grupo aporta a las AFP, y sus beneficiarios tendrán una pensión de acuerdo a sus aportes, pero siempre será mínima.

Toda esta situación genera una gran preocupación entre los magistrados porque no tienen una garantía de condiciones de vida digna para su vejez, a pesar de haber ejercido un cargo de alta responsabilidad en su vida laboral. La mayoría pretende laborar hasta los 70 años, así estuvieran enfermos, para poder mantener su estatus económico y solventar los gastos que recuperar su salud genera. Esto último tiene como consecuencia que la renovación de jueces sea lenta en todos los niveles.

Por ello, se debe abordar con responsabilidad y conocimiento este problema, empezando por el mismo Poder Judicial a través del Consejo Ejecutivo, entidad que debería proponer una iniciativa legislativa que busque igualdad en el tema pensionario de los magistrados; “justicia pensionaria para los jueces”.

El Juez necesita tranquilidad como todo ser humano y que no lo agobie la incertidumbre de su futuro por recibir pensiones ínfimas; sobre todo si tenemos en cuenta que el artículo 146° de la Constitución Política ordena que su función es incompatible con cualquiera otra actividad pública o privada, salvo la de enseñanza que la perciben muy pocos.

El Estado debe recordar que tiene la obligación de garantizar a los magistrados judiciales su independencia y una remuneración que les asegure un nivel de vida digno de su misión y jerarquía. Ello trae consigo que a su cese mantenga de alguna manera su dignidad de acuerdo a la misión y jerarquía desarrollada durante su vida en la judicatura. Los Jueces en el Perú, son alrededor de 3000, nivelar sus pensiones no traería consigo una gran repercusión en el Presupuesto Nacional. 

Liliana Dávila Broncano Liliana Dávila Broncano

Abogado, catedrática universitaria. Juez superior especializada en lo Contencioso Administrativo.