Nuestro derecho a una pensión digna

Resulta imprescindible una reforma integral del sistema de pensiones, con el objetivo de garantizar a todas las personas condiciones dignas en la vejez.

Publicado el: 05/05/2016 11:05
Nuestro derecho a una pensión digna

En el Perú las personas que aspiramos a tener una pensión de jubilación tenemos dos opciones: la estatal, que es el Sistema Nacional de Pensiones y el privado, que administran las Administradoras de Fondos de Pensiones, AFP. Lamentablemente en ambas las pensiones, en su mayoría, no llegan a cubrir las necesidades básicas que los jubilados requieran para tener una vejez sin sobresaltos.

Tal como ha señalado el Defensor del Pueblo, Eduardo Vega Luna, resulta imprescindible una reforma integral del sistema de pensiones, con el objetivo de garantizar a todas las personas condiciones dignas en la vejez y que el sistema se sostenga en el tiempo.

Ante la negativa del poder ejecutivo, hace poco el Congreso tuvo que promulgar la Ley 30425 que permite, como una opción, el retiro del 95.5%, del total del fondo disponible en la cuenta individual de Capitalización de cada persona, al cumplir 65 años de edad.

Debemos entender que al tratarse de aportes individuales (no solidarios como en el SNP), existe la posibilidad  de que estos aportantes puedan retirar su dinero y disponer de él a su voluntad y bajo su entera responsabilidad el destino que pudieran darle. Algunos lo invertirán en algún negocio que les garantice una mayor rentabilidad que la que obtienen en la AFP, otros lo podrían colocar a plazo fijo en entidades financieras que le pagaran mejores intereses que las AFP; sin embargo, estas opciones y otras deben ser estudiadas por los pensionistas ya que, reiteramos, lo que haga con su dinero escapa de cualquier control posterior por parte del estado.

Es importante destacar que los representantes de las AFPs, como la del grupo colombiano Sura, han señalado que no existe inconveniente alguno para cumplir con la devolución de los fondos de quienes opten por el retiro, ya que ellos lo administran responsablemente. Además, de llegarse a esa decisión, esto no impactaría de manera alguna al resto de sus afiliados que continuarán bajo su administración.

En cuanto al cuestionamiento de la constitucionalidad de la ley, consideramos que si bien la Carta fundamental reconoce el derecho a la seguridad social para la elevación de la calidad de vida de los pensionistas, este objetivo no se viene cumpliendo. Constitucionalmente se protege el libre acceso a las pensiones, a través de entidades públicas, privadas o mixtas, en consecuencia el retiro de los fondos también debe ser libre.

Es más, la ley en mención no propicia dicho retiro sino que otorga la “opción de disposición” de la mayor parte de las aportaciones y sólo respecto de aquellos que cumplen 65 años o por motivos graves de salud comprobada. También debemos tener en cuenta que la fuerza laboral se renueva y los aportantes también, por lo que no se estaría poniendo en riesgo el sistema de las AFPs.

Cuando la Constitución menciona la intangibilidad de los fondos y las reservas de la seguridad social, entendemos que se refiere a los fondos solidarios y en cuanto a su disposición por parte del estado o quien los administre; sin embargo en el caso de los aportes de cada persona, éstos pueden ser disponibles ya que les pertenecen de manera absolutamente identificable y cuantificable, sin afectar el derecho de otro aportante.

Esta es una reforma en el sistema de pensiones, de muchas otras que deben darse en el tiempo, reiteramos, con el objetivo fundamental que al llegar a la vejez los peruanos tengamos una pensión digna que nos permita vivir con tranquilidad los últimos años de nuestra vida.

Liliana Dávila Broncano Liliana Dávila Broncano

Abogado, catedrática universitaria. Juez superior especializada en lo Contencioso Administrativo.