España, incertidumbre total

Por primera vez en décadas de democracia podría gobernar un partido que no haya resultado ganador de las elecciones y dos nuevas fuerzas políticas, Podemos y Ciudadanos, obtendrán protagonismo en el Parlamento.

Publicado el: 22/12/2015 21:12

Las elecciones generales de este domingo en España han dejado un panorama político incierto e inestable. El actual presidente Mariano Rajoy, líder del conservador Partido Popular (PP), ganó los comicios pero no logró obtener la mayoría absoluta de diputados lo que le dificulta la tarea de formar gobierno y de ser investido como Presidente.

Los votos se repartieron entre sus adversarios políticos: el tradicional Partido Socialista Obrero Español-PSOE (centro izquierda) y un joven Podemos (izquierda) que sorprendió logrando ocupar el tercer lugar. Le siguió Ciudadanos la novel agrupación de centro derecha que no logró superar las expectativas que las encuestas le otorgaban.  

El diálogo y los pactos entre rivales políticos son ahora la clave para lograr la gobernabilidad del país. Con un Parlamento por primera vez fragmentado en cuatro grandes bloques se tendrá sin duda mucho juego político pero se podría complicar la estabilidad del gobierno.

Todos los partidos coinciden en que corresponde al más votado formar gobierno, sin embargo sus posiciones son diferentes al momento de dar su voto a favor de la investidura de Mariano Rajoy, por lo que no sería descabellado pensar en la posibilidad de convocar a nuevas elecciones.

Las coaliciones entre partidos son necesarias, pero su formación resulta bastante complicada, al menos de momento. La gran alianza entre las agrupaciones tradicionales PP y PSOE, que juntos lograrían la mayoría absoluta, no es viable debido a los fuertes roces entre los candidatos presidenciales ocurridos durante la campaña y al rechazo que el PSOE ha manifestado de apoyar la investidura de Rajoy.

De igual manera un pacto entre PP y Podemos resulta impensable. Pablo Iglesias, cabeza de Podemos, ha dicho que “por activa y por pasiva” su partido no permitirá que gobierne el Partido Popular.

La única opción posible es una alianza entre PP y Ciudadanos. Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha señalado que su partido facilitará el camino para que el PP gobierne en minoría, se ponga inmediatamente en marcha el Congreso y se eviten unas nuevas elecciones. Sin embargo, ambas agrupaciones no logran formar mayoría.  

Si el PP no logra el apoyo necesario, el PSOE liderado por Pedro Sánchez podría intentar crear una mayoría alternativa uniéndose a Podemos y a los partidos nacionalistas catalanes y vascos. Pero Podemos ha condicionado este acuerdo a que se acepte la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, a los cual se opone el PSOE pues se muestra a favor de una reforma constitucional que convierta a España en un estado federal, otorgando mayor autonomía a las diferentes regiones del país.

Así de imprevisibles están las opciones de gobierno en España. Por primera vez en décadas de democracia podría gobernar un partido que no haya resultado ganador de las elecciones y dos nuevas fuerzas políticas, Podemos y Ciudadanos, obtendrán protagonismo en el Parlamento más allá de los clásicos PP y PSOE . El diálogo sustituirá al bipartidismo que no ha firmado su sentencia de muerte pero si ha sufrido una herida tan grave que permite renovar el mapa político español.

Hay plazo hasta mediados de enero para que los partidos logren un consenso. Sobre esas fechas el rey Felipe VI, luego de consultar con los diversos grupos parlamentarios, propondrá a las Cortes españolas el candidato con mayor opción para ser presidente y se someterá a la votación de los diputados. Como todo hace prever que no se logrará la investidura en primera vuelta se pasará a una segunda ronda. Transcurridos dos meses de la primera votación y en caso de que ningún candidato logre la presidencia, el rey convocará a nuevas elecciones, algo que jamás ha sucedido en la democracia española. 

Yvette Egocheaga Yvette Egocheaga

Periodistas, magister en la Universidad Complutense, pero ante todo y por encima de todo: madre. Limeña afincada en Barcelona, pero con el corazón en el Perú.