TV basura: la complicidad de los anunciantes

¿Quién debe velar por los contenido de la televisión? ¿Los dueños de los canales, los periodistas? El tema es harto discutible y, de hecho, en los últimos meses han habido manifestaciones de todos lados

Publicado el: 14/04/2015 17:04
TV basura: la complicidad de los anunciantes

En el Perú -para limpiar la inmundicia del que fueron protagonistas nuestras televisoras durante la última década del siglo pasado- se promulgó en el año 2004 la ley 28278 de radio y televisión. Su artículo 40, llamado también de protección al menor, señala “la programación que se transmita en el horario familiar debe evitar los contenidos violentos, obscenos o de otra índole, que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes. Este horario es el comprendido entre las 06:00 y 22:00 horas”.

Asimismo, señala que deben fomentar la educación, cultura y moral de la nación; proteger y dar formación integral a niños y adolescentes, así como respeto de la institución familiar. Agrega que deben promoverse los valores e identidad nacional, tener responsabilidad social, respetar el código de normas éticas, el honor, la buena reputación y la intimidad personal y familiar. Les demanda colaborar con el Estado en la educación y la formación moral y cultural, destinando para ello un porcentaje mínimo dentro de su programación. Por tanto, quienes afirman que la televisión sólo es un negocio de entretenimiento ni siquiera han leído la ley.

Para nosotros, no sólo los canales son responsables de que tengamos Tv. Basura. Para nosotros, los anunciantes también son responsables de esta televisión con contenidos lamentables. Si no contribuyeran con sus avisos no tendríamos programas que agreden sistemáticamente, especialmente a niños y adolescentes. Nosotros venimos haciendo serios cuestionamientos a los anunciadores que simplemente se guían del rating para realizar sus inversiones publicitarias.

En las últimas semanas vemos con beneplácito cómo algunas marcas importantes están retirando sus avisos de dichos programas porque no quieren ver contaminadas sus marcas, sobre todo aquellos que la han construido sobre la llamada responsabilidad social.

La Asociación Nacional de Anunciantes -ANDA- mediante oficio que nos hiciera llegar hace unos días nos dice que no tiene responsabilidad en los contenidos televisivos y simplemente se dedican a colocar su inversión publicitaria en aquellos espacios con mayor sintonía. Aunque a reglón seguido reconoce que  empezarán a revisar su pauta ante la preocupación ciudadana. Vamos, ya es algo.

Las ondas televisivas pertenecen al Estado y por consiguiente a todos los peruanos. Es nuestro derecho fiscalizar ya que las instituciones encargadas no lo hacen. Nosotros estamos con la autorregulación, pero lo cierto es que la autorregulación no ha funcionado.

 

 

Max Obregón Max Obregón

Periodista de larga data. Actual Decano Nacional del Colegio de Periodistas del Perú.