Castañeda: como la letra del tango

¿Qué está pasando con la gestión de Luis Castañeda en la alcaldía de Lima? Si fue exitoso en las dos gestiones anteriores, esta vez todo le sale mal desde el saque.

Publicado el: 22/04/2015 00:04
Castañeda: como la letra del tango

Carlos Gardel y Alfredo Lepera compusieron en 1934 una famoso tango que entre otros versos decía: “Ahora, cuesta abajo en mi rodada/ las ilusiones pasadas/ yo no las puedo arrancar./ Sueño con el pasado que añoro,/ el tiempo viejo que lloro/ y que nunca volverá”. Y si bien se trata de un tema dedicado al desamor de una mujer, podría ser el nuevo marco musical para la tercera gestión del chiclayano Luis Castañeda Lossio.

El alcalde de nuestra ciudad capital no sólo bajó su índice de aprobación sino que su desaprobación también subió. Así, en los últimos 60 días el burgomaestre perdió catorce puntos porcentuales (de 74% a 59%) y elevó en diez por ciento su rechazo (de 20% a 30%).

Tales cifras se sustentan en una población que no acepta decisiones como la construcción de un improvisado bypass en la avenida 28 de julio, la cancelación de la reforma del transporte, el borrado de murales en calles céntricas, la paralización del proyecto Río Verde y su obsesión por anular todo lo que inició su antecesora Susana Villarán.

Castañeda -quien pierde los papeles cada vez que las cosas no son como él quiere (recordemos su nerviosismo en las elecciones presidenciales de 1995 cuando bebió de una jarra en vez de usar el vaso o vanagloriarse de utilizar una pistola de juguete de su menor hijo para enfrentar a posibles “secuestradores”)- no se ha dado cuenta que los tiempos cambiaron. Ya no estamos como hace más de una década en que se erigía en el dictador de Lima Metropolitana y mandaba como en su criadero de perros. Don Lucho no se ha dado cuenta que tampoco estamos en los ´90 en que bajo la administración y decisión de Alberto Fujimori fue nombrado presidente ejecutivo del Instituto Peruano de Seguridad Social haciendo y deshaciendo el IPSS.

Los tiempos han cambiado. Hoy tenemos un poder mucho más fuerte que los medios tradicionales de comunicación llamados redes sociales. Hoy son millones los ojos vigilantes y ciudadanos dispuestos a no entregar ni un minuto de descanso a quien se vanaglorió recientemente que la gente lo conocía y, por lo tanto, no tenía obligación de mostrar un plan de gobierno.

Por su fuera poco, una reciente ley impide a todos los alcaldes ir a una reelección inmediata, algo que seguramente no estaba en sus planes y que podría explicar su desesperación por preferir el cemento antes que el desarrollo humano, al tiempo de pisotear leyes, opiniones técnicas y voces contrarias de la propia Contraloría y del Ministerio de Economía y Finanzas.

En un intento por desligarse de sus responsabilidades, el burgomaestre ha dicho que hace un mea culpa porque sus funcionarios no logran comunicar todo lo que hace. Falso. Se trata de una disculpa para desligarse de su responsabilidad en estos resultados.

¿Acaso no creen que si eso fuese cierto ya habría cambiado a su equipo de comunicaciones?. ¿Por qué mantiene desde el comienzo a quienes fungen de profesionales si como él dice los resultados de sus trabajos no son positivos?. ¿No será porque el alcalde es quien decide lo que se debe hacer en este campo?.

 

Max Obregón Max Obregón

Periodista de larga data. Actual Decano Nacional del Colegio de Periodistas del Perú.