¿Qué pasa con Patria Roja?

¿Por qué Patria Roja no gana elecciones más allá de alguna provincia o región? Porque sencillamente la organización no lo es todo.

Publicado el: 23/07/2015 13:07

El problema de la izquierda peruana no es precisamente el problema de Patria Roja: la organización. Patria Roja tiene otro problema: la pureza ideológica. “Quien quiera ser puro ideológicamente que no haga política”  advirtió hace algunos meses Pablo Iglesias, líder de Podemos a su vecinos de la izquierda española quienes han sido borrados del mapa por la organización que dirige.

¿Por qué Patria Roja (PR) no gana elecciones más allá de alguna provincia o región? Porque sencillamente la organización no lo es todo. Pero sirve de mucho. Y PR tiene cómodos espacios ganados en algunos sectores sociales como el magisterio, las rondas campesinas norteñas, frentes sociales, universidades y bloques juveniles. Sin embargo -para ser justos- su relativa fortaleza en estos sectores se debe a las debilidades de otros. El APRA, PPC o Acción Popular hace mucho que abandonaron algunos de estos espacios.

Y en esto de la pureza ideológica parece que sus líderes prefieren no mancharse con el “establishment” aunque la política sea precisamente trabajar con gente que no es igual a uno. Lo que han conseguido sus líderes es que PR no sea un partido de primeras ligas sino uno más en la fotografía del grupo sonriente. Su sólida, aunque pequeña organización, debería ser utilizada como una fortaleza en las negociaciones con otros bloques de izquierda que son cara y nombre (piense en esos de la campaña “Nos merecemos más”) que incluso la menosprecian al menor descuido (¿por ser cholos?).

Pero dejar la pureza ideológica en el banquillo no es acabar con el marxismo-leninismo-maoísmo histórico. Es simplemente no renunciar a jugar el juego de la política en un mundo en el que el muro de Berlín y los años del reflujo han pasado (por si Alberto Moreno y el “profe” Breña Pantoja han soslayado). Si la práctica es el único criterio de verdad ¿por qué entonces PR se resiste a mojarse en el terreno y liderar la izquierda moderna que el Perú requiere? ¿Acaso le falta ambición?

Le falta un Deng Xiaoping. En la política leer el escenario es importante, pero mayor aún es saber contarlo. Un clase media emergente, un mercado que funciona, el capitalismo popular, un Estado sin capacidad de gestión, la aparición de las regiones como entes de poder ciudadano, todo eso configura un nuevo Perú al que PR apenas mira o prefiere obviar en aras de la más pura ideología revolucionaria. Un Deng en PR lo haría pensar decididamente en la construcción coherente de una mayoría social de izquierdas cosa que no existe a pesar de que la idea de un “pueblo revolucionario” todavía perdure. Y eso no equivale a moverse al centrismo ni  a la socialdemocracia de Bernstein.

Sí amigos de Patria Roja, ustedes tienen un Partido Comunista, pero los proletarios están en China. Pueden ser la izquierda moderna que necesita un país como este -con un sistema de partidos débiles- y de paso el contrapeso para el liberalismo. Pero todo depende del juego que quieran seguir jugando y francamente están bastante viejos para seguir entrando en el segundo tiempo.

Iván Arenas Ramírez Iván Arenas Ramírez

Comunicador, músico, contestatario, huachano y caminante permanente del país.