La Compañía Peruana de Teléfonos trabó el desarrollo del Perú

Nos hemos ido de un extremo a otro. De la demora paquidérmica, a la inmediatez actual. La CPT es un recuerdo de una ineficiencia que hemos superado con los cambios.

Publicado el: 12/09/2016 18:09
La Compañía Peruana de Teléfonos trabó el desarrollo del Perú

Hoy, las comunicaciones nos abruman. Solo dos de cada cien peruanos no tiene un teléfono celular y diez de cada cien, tiene uno fijo. Además de las redes sociales, Whatsapp, Messenger, y otras aplicaciones, que hacen que nadie pueda esgrimir como pretexto de algo a la falta de comunicación.

Pero cuando tratamos de explicar a los jóvenes sobre cómo era antes, el sistema se paralizan, no comprenden, no lo creen.

¿Cómo era antes?

Hasta los 90 para tener una línea telefónica teníamos que esperar diez, cinco y tres años en el mejor de los casos. Y, además, pagar altas sumas de dinero. Increíble, no?

Pero, ¿cómo se ha movido este importante sector de las comunicaciones en el Perú? Aquí un breve resumen.

En 1920, se crea la Compañía Peruana de Teléfonos, fusionándose con la Peruvian Telephone Company. Por ese entonces en el Perú teníamos cuatro mil teléfonos a nivel nacional, siendo todos manuales. Es decir, las conexiones de una llamada a otra eran realizada por una operadora que recibía tu llamada, le indicabas el número de la conexión y esperabas que la señorita te comunicara. Habían modelos tipo micro, con una bocina para hablar y un fono colgado de un alambre para usar como audífono, otros de mesa color negro muy pesados; además en provincias el sistema era distinto. Se usaban los teléfonos magnéticos, debías girar una manivela

Las dilatadas esperas para alcanzar una línea llegaban a desesperar a los peruanos. Además por los altos costos, de tres mil dólares a quince mil para los apurados, es obvio que algunos funcionarios de la desaparecidas CPT hicieron sus fortunas. Las quejas retumbaban el país, nadie se explicaba cómo una empresa con tanto profesional no pudo entender que el negocio telefónico no está en vender aparatos, esos aparatos deben ser generadores de otros y más ingresos. El negocio de los actuales operadores no estriba en vender unidas, sino en lo que tienes que invertir en el servicio que no tiene límites. Por eso, a ese desgano, falta de visión, con un Estado ignorante en la materia, fue el caldo de cultivo que encandiló a los peruanos cuando se habló en el gobierno de Alberto Fujimori de su venta inminente.

Como anécdota, se cuenta que las personas que tenían más de dos líneas eran vistas como gente pudiente, bien envarada; tener tres, era la locura; en consecuencia, un extraordinario partido para la hija o la sobrina. Una vez escuché no recuerdo a quien decir  - oye hija, no seas tonta, fulanito es un buen partido, tiene tres líneas, imagínate hija- era desastroso.

Esta situación fue uno de los argumentos con que el gobierno de Alberto Fujimori justificó la convocatoria a un concurso internacional para licitar el 35% de las acciones de Entel Perú, y el 19,9% de CPT. La española Telefónica  ganó y el 13 de mayo de 1994 firmó el contrato de concesión por tal participación, que le daba el control de la infraestructura desplegada por ambas empresas en Lima y provincias

Pero sigamos con este breve relato.

 Luego, poco tiempo después la compañía International Telephone and Telegraph Corporation (iTT), adquiere el 60% de acciones, para el mes de diciembre, la primera central automática en el Jirón Washington empieza a funcionar, con capacidad para dos mil líneas.

El entonces llamado Gobierno Revolucionario, el 25 de marzo de 1970, nacionaliza la Compañía, luego expropia a la CPT y Entel- Perú asume los servicios que brindaba en el interior del país.

En mayo del año 1974 empieza a operar la red troncal de microondas. En 1985, durante el mes de julio se implementa la Red de enlaces de fibra óptica.

El presidente de CPT, el 4 de junio de 1993, informa que las acciones pertenecientes al Estado se venderán al sector privado.

El 1 de marzo de 1994, CPT junto a Entel se vendieron en 2,002 millones 179 mil 198 dólares al consorcio Telefónica. La concesión del servicio les fue entregada por cinco años y debieron instalar un millón 500 mil líneas telefónicas. El 31 de diciembre de 1994, se fusionan la CPT y Entel Perú dando origen a Telefónica del Perú.

Para ganar, el consorcio encabezado por Telefónica de España ofreció pagar US$2.002,2 millones. Se comenta que la española ofreció dinero de más, las bases eran de 1. 000 millones, o sea, con 100 millones más la ganaban baratita. Pero ya es de dominio público que en los tres primeros años recuperaron la inversión inicial.

El contrato obligaba a invertir US$1.200 millones, y a instalar 1,5 millones de líneas en los próximos cinco años.

Las inversiones debían hacerse para mejorar indicadores. Efectivamente, entre 1994-1998 esta empresa desembolsó US$2.500 millones, y entre 1999-2001 fueron US$1.200 millones, según informa Osiptel. Se redujo el tiempo de espera en la instalación de una línea de 118 meses a 16 días; y la tasa de atención de fallas en 24 horas aumentó de 62,5% a 99%.

Todo cambió

Desde la inteligente medida de vender un lastre que generaba pérdidas por su estrechez de pensamiento, por no entender que a más teléfonos instalados iban a generar mayor consumo por línea, podemos afirmar que fue una época oscura del pésimo manejo de una empresa estatal llevada a sí porque mucho tiempo era un botín político, que era encargado a amigos del gobierno de turno pero cero en visión de futuro. Nadie recuerda con agrado esa triste época donde tener un simple fono era un calvario

Hoy con 9 soles te llevas un celular moderno con todos los servicios. Hoy en los lugares más apartados la gente se apoya, informa, comunica por un celular. Si algunas veces tenemos una pésima señal, se debe a la oposición de mucha gente que no permite ¿? que se instalen las ocho mil torres que se requieren para optimizar el servicio. Hoy es una necesidad vital, tan importante es salir con tus llaves de cada o trabajo y tu celular, es una pieza de la cual no podemos alejarnos, lo tenemos todo. 
Hoy es mucho más rápida la conexión, llamas en la mañana y por la tarde ya tienes tu fono fijo o celular que te lo llevan a tu casa u oficina.

Nos hemos ido de un extremo a otro. De la demora paquidérmica, a la inmediatez actual. Hoy todos disfrutamos de este complejo de comunicaciones que tenemos, fácil rápido y eficiente. La CPT, que pagaba muy buenos sueldos a sus trabajadores, es un recuerdo de una ineficiencia que hemos superado con los cambios que hoy gozamos. Cada operador compite. A mayor competencia gana el usario. 

 

 

Juan Silva Vidaurre Juan Silva Vidaurre

Periodista. Hombre de radio y televisión. Aficionado a la gastronomía y experto cocinero.