Eres mala mamá

En la fecha que se celebra el Día de la Madre otra reflexión vivencial de una de nuestras columnistas.

Publicado el: 07/05/2016 10:05

Mí mamá le decía a mí abuela 'eres mala' porque no la dejaba salir con sus amigas hasta que limpie toda la casa y prepare el almuerzo.

Mi mejor amiga le decía a su mami 'eres mala' porque no permitía que su hija a los 9 años vaya a la pijamada en la casa de sus nuevas amigas.

Mi sobrino a su mamá: 'eres mala' porque no le quiso comprar las zapatillas Nike. Ella le respondió: ya tienes 18 años y debes buscar trabajo.

Mi sobrina de 12 años le decía a su mamá 'eres mala' porque solo la dejaba salir con sus amigas hasta las 6 pm, y a veces debía prohibirle porque no cumplía los horarios.

Yo le decía 'mala', 'mala' a mi viejita porque a veces me metía 'lapos' o castigaba porque le respondía a los 12 años y más. Mi madre me repetía: "te voy a dar duro para que aprendas a callarte la boca, muchacha contestona".

Mi hija Camila de 9 años dice que soy 'mala' porque le digo que ordene su cuarto, lave los servicios, y en alguna oportunidad le enseño a prepararse su taza de leche, calentar su cena en el microondas y planchar sus polos.

Para mi hijo de 3 años soy 'la mami mala' cuando no hago caso a sus berrinches y llantos exagerados. Le doy tiempo hasta que se calme, luego trato de que entienda o corrija lo que hizo.

Estas madres son muy malas por querer enseñarle los deberes básicos en la casa a sus hijos. Por intentar de preservar su seguridad desde pequeños, o hacerles entender que existen los límites y deben respetarse a toda edad.

¿Una madre es muy mala por decirle a su hijo que trabaje, empiece a ser responsable porque no será mantenido siempre?

Y ni que decir de mi madre que era la peor. Ella intentó corregirme y educarme mientras yo vivía en su casa, mi mamita  es tan sabia que entendía que yo también tendría que lidiar algún día con la contestona de mi hija.

En el caso de mi hijo, no solo él me dice mala sino otras madres también me lo han dicho. Solo trato de enseñarle que se controle y reconozca lo que hace. No necesito agredirlo físicamente.

No nosotras no queremos adolescentes superficiales, engreídos, mediocres, flojos, sin aspiraciones y que no sepan valerse por sí solos. Queremos jóvenes que sepan ceder el asiento, que se respeten ellos mismos y a los demás sobretodo.

Si por querer hijos más fuertes e independientes somos malas madres. Entonces que nos lo digan siempre: MALAS.

Feliz día malas madres.

Claudia Bravo Claudia Bravo

Periodista, madre y mujer fanática de la salsa clásica. Futura Doctora Bola Roja. Viajera y amante de la buena comida.